ESTABILIDAD DE COLOR

Colores que perduran

Con el tiempo los colores se alteran: La madera se oscurece o se vuelve gris, las pinturas blancas amarillean y los colores de las fachadas se desvanecen. Pero esto se puede evitar utilizando pinturas minerales con pigmentos inorgánicos extremadamente estables a la luz.


El color es también un elemento de diseño

La pintura tiene múltiples funciones: Por un lado protege las superficies del edificio y por el otro el color es un importante instrumento de diseño en arquitectura y urbanismo. Porque el color subraya la personalidad de un edificio, de una calle, de un complejo o de una población entera. Por consiguiente, la decoración y el diseño con colores son todo menos banales o arbitrarios.

Los pigmentos minerales no se decoloran con el paso del tiempo

Y se caracterizan por presentar una constancia de color extremadamente alta. Las pinturas minerales KEIM son inalterables durante décadas, dado que contienen exclusivamente pigmentos resistentes a los rayos UV.

Muchas pinturas sufren alteraciones, a veces rápidamente y otras más lentamente debido a la suciedad, a los contaminantes y sobre todo por la proporción de rayos UV presente en la luz solar. La suciedad merma el brillo de un color, pero la luz UV puede llegar a alterar la propia pintura. Así, en las pinturas de dispersión la degradación del ligante se reconoce porque los colores, sobre todo los más intensos, adquieren un aspecto blanquecino. Debido a los efectos de la luz con radiación UV muchos pigmentos orgánicos modifican su estructura química y por consiguiente su color.

Las pinturas minerales KEIM solo contienen pigmentos inorgánicos de alta calidad. Se trata de un rasgo único en el mercado de las pinturas que además le garantiza fachadas resplandecientes. 

www.keim.com utiliza cookies propias y de terceros persistentes con la finalidad de prestar un mejor servicio. Si continua navegando está aceptando su uso. No obstante, puede cambiar la configuración de las cookies u obtener más información aquí.