VIVIR SIN MANCHAS NEGRAS

("EFECTO FOGGING")

Suele pasar durante el invierno. Cuando se empiezan a encender las calefacciones, aparecen como por arte de magia unas manchas negras en las paredes y no desaparecen. Este fenómeno se denomina también "efecto fogging". Está comprobado que las pinturas minerales KEIM no favorecen este fenómeno.

KEIM EVITA LAS MANCHAS NEGRAS

Muchas pinturas de interior convencionales contienen plastificantes, unas sustancias orgánicas poco volátiles que también se utilizan en muchos plásticos. No existe la obligación de declarar en la etiqueta estos plastificantes, en su mayoría inodoros, por lo que suelen ser "invisibles" para los consumidores. En la mayoría de los casos las pinturas emanan estos plastificantes de forma continuada durante muchos meses.
Además de los riesgos para la salud que entraña este fenómeno, los plastificantes pueden provocar el "efecto fogging" mencionado anteriormente, por el que las paredes y los techos de las estancias en las que se enciende la calefacción se cubren con una capa negra formada por restos de los plastificantes y partículas de polvo. ¿Por qué sucede esto? Las partículas de polvo suspendidas en el aire se adhieren a las partículas de los plastificantes que se han evaporado y se depositan en las paredes, principalmente en las zonas por las que circula el aire.

www.keim.com utiliza cookies propias y de terceros persistentes con la finalidad de prestar un mejor servicio. Si continua navegando está aceptando su uso. No obstante, puede cambiar la configuración de las cookies u obtener más información aquí.