El dormitorio es nuestro refugio

Para que el dormitorio despliegue todo su potencial como lugar de reposo y relajación conviene utilizar colores de baja emisión con tonos agradables. Los más indicados son los tonos pastel. Sin embargo, también se pueden utilizar colores oscuros con un matiz cálido. En una habitación grande, por ejemplo se puede utilizar un rojo oscuro para crear un ambiente acogedor. Naturalmente, también cuenta el gusto personal de cada uno.

Pinturas para dormitorios

La elección del color del dormitorio depende de las necesidades personales y se suele regir por el color de la decoración interior. Las personas que sólo utilizan el dormitorio para dormir deberían optar por tonos discretos, tranquilos y más oscuros. Sin embargo, a aquellos que por razones de espacio lo utilizan también para ver la televisión, llamar por teléfono o trabajar, les convienen más tonos claros o incluso con combinaciones de distintos colores.
Otro factor que influye en la elección del color es la orientación de la habitación y si esta se encuentra en plantas bajas o en el ático. Si el dormitorio es luminoso se suelen elegir colores más oscuros para atenuar un poco la claridad. Y al contrario: en una habitación oscura conviene optar por colores vívidos y claros.

www.keim.com utiliza cookies propias y de terceros persistentes con la finalidad de prestar un mejor servicio. Si continua navegando está aceptando su uso. No obstante, puede cambiar la configuración de las cookies u obtener más información aquí.